junio 17, 2012

Para mis nuevas hermanas en el Islam

Bismillahi ar rahmani ar rahim

Assalamu alaikum wa rahmatu Allahi wa barakatu

Para tí mi querida nueva hermana en el Islam:



Primeramente te doy la bienvenida a esta maravillosa religión y forma de vida, seguramente cuando finalmente convencida con tu corazón dijiste con tu voz:

Ash-hadu an laa ilaaha il-la-l-laah
wa ash-hadu anna Muhammadan rasulul-laah

(Testifico que no hay más dios digno de adoración excepto Allah
y testifico que Muhammad es el mensajero de Allah)

Fue el momento más feliz de tu vida.

Y es que nada puede llenar nuestro corazón y nuestra alma más que la guía de Allah.

Ahora bien, posiblemente estás ahora con muchas ansias de empezar a aprender tanto puedas para ser una buena musulmana y hacer del Islam tu modo completo de vida...alhamdulillah eso es muy bueno pero recuerda tomar las cosas con calma, este gran paso que has dado en tu vida debes irlo haciendo de manera gradual en la medida de tus humanas posibilidades sin abrumarte y pidiendole siempre a Allah la facilidad para poder hacerlo inshaallah.

¿Por dónde empezar? pues recuerda enfocarte mucho en aprender a realizar tus 5 oraciones diarias con total constancia y dedicación, ya que cada uno de esos 5 momentos es una oportunidad para equilibrar nuestra vida dándonos ese espacio dedicado exclusivamente a nuestra relación y adoración a Allah...Ciertamente también recordamos a Allah constantemente en otros momentos y actividades pero el momento de la oración es exclusivo para tí y para Allah y no debe ser dejado a un lado a pesar de las ocupaciones cotidianas.  Si tenemos en cuenta el tiempo que le dedicamos al estudio, al trabajo, al hogar y lo comparamos con el tiempo que le dedicamos a Allah a través del salat (oración) nos daremos cuenta que realmente 5 rezos diarios no son una carga sino más bien una misericordia en nuestra vida llena de ocupaciones.

Recuerda también que esta vida es una prueba, y que ciertamente nuestra fe será probada, Allah pondrá en tu vida tanto momentos buenos como momentos difíciles, pero recuerda siempre que los enviados de Allah y la gente piadosa también pasó ya por dificultades aún mayores a las nuestras y alhamdulillah se mantuvieron siempre firme en su fe.  Que las pruebas que se vayan presentando en tu vida sean para que tu fe venza, se fortalezca e incremente y no lo contrario, no es fácil pero con la ayuda de Allah todo es posible y recuerda que ciertamente Allah no te impondrá una prueba que realmente no puedas soportar, si te da una prueba grande o pequeña no es el punto, el punto es mantenernos firmes por grandes o pequeñas que sean estas pruebas.  Las pruebas no son para desanimarnos ni desconfiar de Allah sino por el contrario para aprender a confiarnos más en Él, en su Sabio Decreto y que al final solamente dependemos de Él.

Sin embargo no todo son pruebas de dificultad, después de la dificultad viene la facilidad y esto es ciertamente una promesa de Allah, así que aunque demore en llegar la facilidad o la recompensa no nos desanimemos y recordemos que aunque llegue o no esa facilidad en esta vida, aún tenemos la eterna, la verdadera y esa será la recompensa a la prueba o pruebas que hayamos tenido que enfrentar aquí en esta tierra.

En el camino encontrarás muchas cosas maravillosas y gente también maravillosa que realmente practica nuestra religión con sinceridad y que serán tan cercanos a ti como una verdadera familia pero también encontrarás personas que te decepcionarán, sin embargo, recuerda, El Islam es perfecto, pero los musulmanes no somos perfectos, lastimosamente es una realidad, cuando nos alejamos de practicar correctamente el Islam nos encontramos con situaciones tan desilusionantes que pueden en algunos casos afectar grandemente nuestra fe, pero no, ten siempre presente que aunque el 99.9% de los musulmanes te decepcionen, el Islam es 100% perfecto, Allah no ha cometido errores en la religión y forma de vida que ha decretado para sus siervos, somos nosotros como seres humanos que llegamos lastimosamente a no llevar un fiel ejemplo de lo bello que esta religión y modo de vida es.  Recuerda también, que tú puedes hacer la diferencia, empezando por tí misma a ser la mejor sierva de Allah que puedas hacer.  

Tú haces tu mejor esfuerzo y Allah se encargará del resto.

Tengo tantas cosas por decirte y otras más por compartirte, pero por ahora me despido dejándote estas palabras :

"Allah no pide a nadie más allá de sus posibilidades. Lo que uno haya hecho redundará en su propio bien o en su propio mal..."' 
(Corán 2:286)

“La más grande recompensa proviene de las más grandes pruebas. Cuando Allah ama a alguien, lo prueba, y quien acepte gana su complacencia, y quien se enoje con su designio, gana su enojo”.
  (Hadiz Narrado por at-Tirmidhi, 2396; Ibn Máyah, 4031; clasificado como auténtico por el shéij al-Albani.)

  “Cuando Allah ama a uno de sus servidores, Él le dice al Arcángel Gabriel, “Yo amo a tal y tal”, entonces el Arcángel Gabriel lo ama y anuncia a la gente del cielo: “Allah ama a tal y tal; entonces, ámenlo”, la gente del cielo lo ama, y entonces también es aceptado en la Tierra”.
(Hadiz transmitido en Al Bukhari) 

Tu hermana en el Islam,
Asiya Fátima