octubre 12, 2011

Carta para mis hermanas en el Islam, tanto casadas y solteras

Bismillahi ar rahmani ar rahim
Assalamu alaikum wa rahmatu Allahi wa barakatu
Para ti mi hermana en el Islam con mucho amor por la causa de Allah


Muchas mujeres musulmanas, de todas partes del mundo, tanto las que han sido criadas siempre como musulmanas como las que hemos abrazado el Islam posteriormente enfrentan hoy en día una situación que tienden a desalentarlas a momentos, me refiero específicamente a encontrar un buen esposo musulmán con quien casarse y completar la mitad de su fe.
El sentimiento de querer tener a ese alguien en quien encontrar compañía, apoyo, amor y sobre todo fe, es algo natural en todo ser humano, así ha sido desde la creación de Adam (la paz sea con él):
Ibn Abbas y un grupo de compañeros del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) narraron que cuando Iblis fue sacado del Paraíso y Adam (la paz sea con él) fue acomodado allí, Adam se sintió solo en el Paraíso y no tenía una compañía de la cual obtuviera tranquilidad.  Él durmió por un tiempo y cuando despertó, vio a una mujer que Allah creó de sus costillas.  Así que él le preguntó: “¿Quién eres tú?” Ella respondió: “Una mujer”  Él preguntó: ¿Para qué has sido creada?” Ella dijo: “Para que tu pudieras encontrar tranquilidad en mí.” 
(Tomado del libro Historias de los Profetas de Ibn Kathir)
Hoy en día, muchas musulmanas solteras, sienten algo muy similar a lo que sintiera Adam (la paz sea con él) hace tanto tiempo atrás, se sienten solas y quisieran tener a ese alguien en quien poder encontrar tranquilidad.  Esta situación es más común en aquellas musulmanas que practican el Islam en países donde los musulmanes somos aún una minoría y enfrentan casi a diario obstáculos y dificultades por parte de sus familias no musulmanas, de sus amistades no musulmanas, de toda la sociedad no musulmana en la que se desenvuelven.
¿Cuántas hermanas sienten dificultad de rezar en su propio hogar porque viven con su familia no musulmana quienes están totalmente en contra de su fe? ¿Cuántas hermanas son ridiculizadas o discriminadas por sus propias familias o amistades por tratar de usar el hijab y vestirse modestamente? ¿Cuántas hermanas son constantemente culpadas por noticias negativas de cosas que pasan en países de mayoría musulmana aunque ellas no tienen nada que ver con eso?¿Cuántas hermanas no pueden conseguir acceso a carne halal y deben conformarse con verduras y mariscos? ¿Cuántas hermanas se ven en la difícil encrucijada de decidir si ponerse o no el hijab cuando van a buscar trabajo porque tienen que mantenerse a ellas mismas y en ocasiones también a sus familias? Y así puedo seguir exponiendo más ejemplos de todas las situaciones que deben sobrellevar las nuevas musulmanas en países o sociedades no islámicas, en especial cuando son solteras.
De acuerdo a un reporte auténtico “La más grande recompensa proviene de las más grandes pruebas. Cuando Allah ama a alguien, lo prueba, y quien acepte gana su complacencia, y quien se enoje con su designio, gana su enojo”.
(Narrado por at-Tirmidhi, 2396; Ibn Máyah, 4031; clasificado como auténtico por el shéij al-Albani)
Es difícil hermanas, las pruebas son fuertes, en especial cuando somos las únicas musulmanas en nuestras familias, es entendible que sientas que todo sería más sencillo si estuvieras casada con un musulmán piadoso.  Sin embargo, ánimo hermana, alhamdulillah (Gracias a Allah) por todo y vamos a pensar en lo siguiente.
-Sí, es verdad, has abrazado el Islam y te has comprometido a practicarlo en una sociedad en la que los musulmanes aún son pocos en números, sin embargo alhamdulillah, mira que a pesar de que el Islam casi no se conozca en tu país, tú has sido bendecida con la guía de Allah en una sociedad en la que hubiera parecido imposible llegar a conocer el camino recto.
-Sí, es verdad, ser la primera musulmana en tu familia, en especial mientras aún vives con ellos es algo complicado, ellos al principio no lo toman nada bien, no lo entienden y a como de lugar quieren sacarte de ellos, no te apoyan, no te respetan, hasta te hacen sentir culpable diciendo que has rechazado lo que ellos te han enseñado e inculcado, sin embargo, alhamdulillah, aunque en un principio es difícil, con el tiempo al ver tu firmeza en tu creencia te empezarán a respetar poco a poco inshaallah (si Allah quiere) y tienes la bendición de ser la persona que está llevando el mensaje del Islam a tu hogar, aunque no te dejen decirles ni una palabra sobre el Islam, el simple hecho de ver tu correcto comportamiento es una forma de mostrarles el verdadero Islam y con el tiempo y la guía de Allah ellos logren también abrazar esta religión y forma de vida como suya.  No te rindas, pide día a día a Allah que los guíe también y recuérdate ser el mejor ejemplo de musulmana que puedas ser para ellos mientras tanto.
-Sí es verdad, es difícil usar el hijab, encontrar trabajo con hijab, comer carne halal, soportar las burlas y críticas a nuestra religión y forma de vida, sin embargo, alhamdulillah, recuerda que estas pruebas son solo una muestra del amor de Allah y que mientras más grande la prueba, más fuerte se hará tu fe y así mismo inshaallah más grande será la recompensa, recuerda también que después de la dificultad viene la facilidad, recuerda que como creyentes debemos agradecer a Allah por lo bueno y por lo malo, pues aunque no lo veamos en seguida, Allah siempre sabe mejor, recuerda que Allah no impone a nadie más allá de lo que podamos soportar, recuerda que el Islam es fácil, que el Islam es equilibrio, recuerda que has abrazado el Islam como tu religión y forma de vida, por la convicción que Allah ha puesto en tu mente y corazón, que estás en el camino recto, que no debes tener temor de practicar lo que es correcto aunque esto desagrade a la gente, ciertamente a quien debemos agradar es a Allah, no a la gente, esa gente que te critica no te acompañará o apoyará en el Día de la Rendición de Cuentas ante Allah para justificar por qué no hicimos tal o cual cosa, recuerda que aunque este mundo nos vea como perdedores, ante Allah seremos triunfadores si nos aferramos a creer y hacer lo que a Él le agrada, recuerda que no eres la única que pasa estas dificultades, que también hay otras musulmanas solteras y casadas que también viven estos obstáculos y que Alhamdulillah los han logrado vencer, he escuchado y visto con mis ojos historias de hermanas que a pesar de la oposición de su familia, llevan su hijab, practican sus 5 salats, comen halal, incluso que han sido aceptadas en sus trabajos con su hijab, subhanallah (Glorificado sea Allah), es difícil pero no imposible, pide constantemente a Allah facilidad, pídela constantemente, si sientes que no puedes más, llora en tu súplica ante Allah y pídele a Él con tu corazón que fortalezca tu fe, que te ayude a complacerlo, que te ayude a practicar el Islam a pesar de todo, confiésale sinceramente en tu súplica cuánto te duele no poder usar el hijab, no encontrar trabajo con hijab, no ser aceptada por tu familia y seres queridos, confiésale todo esto, igualmente agradécele por todo esto y pídele mucha fortaleza y apoyo, no desesperes hermana, no estás sola, piensas que lo estás porque tal vez no ves con tus ojos a todas las demás hermanas que pasamos o hemos pasado estas situaciones, pero a pesar de que no nos veas con tus ojos ahí y que no podamos físicamente darte un abrazo, recuerda que estamos, que existimos, que también pedimos a Allah facilidad ante estas dificultades, y que también pedimos a Allah por ti, no solo por nosotras mismas, sino por toda la ummah (comunidad) de musulmanes que tienen que sobrellevar estas y demás pruebas.   No estás sola, ciertamente Allah ve tu corazón, tus intenciones y tus esfuerzos, nada de lo que haces por la causa de Allah es en vano, todo esfuerzo por pequeño que sea es valioso, sigue adelante, no te desanimes, la mejor arma del creyente es la dua (súplica) y Allah es tu mejor Protector.
Ahora bien, dejando establecido hermana que no estás sola a pesar de las dificultades y agradeciendo a Allah por todo, regresemos al tema del esposo, sé que muchas hermanas tienden en momentos a desanimarse por el hecho de no haber aún completado la mitad de su fe con un esposo musulmán piadoso, sé que es difícil también tratándose de vivir en sociedades de minoría islámica, las opciones son aún menores, no basta solamente con que sea un “musulmán” de nombre, sino un musulmán íntegro, de fe y acciones,  un musulmán que te apoye en tu práctica del Islam, que te anime a seguir adelante en este camino a pesar de los obstáculos que tengan que sobrellevar.  Pasa el tiempo, en ocasiones varios años, y muchas hermanas empiezan a preguntarse si será o no que en algún momento lograrán completar la mitad de su fe con el musulmán correcto. 
Mi consejo para ellas es primero no se desanimen, no pierdan la esperanza, no podemos saber cuándo, no podemos saber exactamente cómo, pero sí podemos confiar en que después de la dificultad viene la facilidad, todas estos inconvenientes con los que tienen que lidiar no serán eternos, Allah nos ha indicado que los creyentes no desesperan, confiemos en Allah, pídele diariamente que te asigne como esposo a un musulmán piadoso y de buen carácter, que te complemente, que complete tu fe, que te ame por la causa de Allah y que te apoye en tener un mayor conocimiento y mayor práctica del Islam y a la vez tú también seas ese apoyo para él, para que juntos inshaallah logren acercarse más a Allah y lograr, con la misericordia de Allah, llegar juntos hasta el Paraíso.   La intención del matrimonio debe ser complacer a Allah y aunque no sepas aún con quién será ni cuándo ni cómo, pon esto en manos de Allah y cuando Él considere mejor llegará el momento de que finalmente esto se dé, y entonces recuerda consultarle por la mejor decisión a través del salat istikhara (la oración de la consulta).
Mientras tanto no hay tiempo que perder, trabaja mucho de tu parte en fortalecer tu propio iman (fe), sigue adelante, no te desanimes, es verdad que tener a ese esposo musulmán en quien apoyarte, tener su compañía y completar la mitad de tu fe con él ayuda mucho a practicar aún más el Islam pues tienes ese apoyo, sin embargo el que no lo tengas aún no significa que no puedes ser la mejor musulmana que puedas ser, poniendo tu intención y tu mejor esfuerzo en la medida de tus capacidades para serlo por la causa de Allah.  No debemos tampoco poner como excusa que no hacemos tal o cual cosa porque no estamos casadas, a veces decimos: “ah, para ella es fácil ponerse hijab porque vive en su propia casa con su esposo musulmán” , o “ah, para ella es fácil mantener su hijab porque su esposo la mantiene y ella no tiene necesidad de buscar trabajo", etc., esto no es excusa pues alhamdulillah hay hermanas que sin estar casadas logran hacer estas y otras cosas y también hay casadas que no logran hacerlas porque lastimosamente se casan con hombres “musulmanes” que realmente no las apoyan en su práctica del Islam. 
No busquemos excusarnos con justificaciones externas, es verdad que es difícil, para unas más que para otras, recuerda que esto es un proceso, poco a poco vamos incrementando nuestro conocimiento del Islam y aplicándolo, hay casos y casos, situaciones y situaciones, pero no te rindas, no te desanimes y sobre todo, no desesperes hermana.  
Pido a Allah que nos facilite el conocimiento y la práctica del Islam y nos mantenga siempre firmes en el camino recto, a todas y a cada una de nosotras, tanto a las solteras como a las casadas, tanto a las que siempre han sido criadas como musulmanas como a las que abrazamos el Islam posteriormente, tanto a las que viven en sociedades de mayoría musulmana como las que viven en sociedades de minoría musulmana….Amin

Los errores son míos, los aciertos son de Allah.
Un abrazo a la distancia.
De su hermana, Asiya Fátima

P.D. Esta es una carta de aliento, no pretende juzgar ni condenar a nadie, solamente alentarnos a todas :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compártenos tu comentario al respecto:
-¿qué te pareció esta carta?
-¿cómo te ayudó?
-¿cómo te sentiste al leerla?